Hoy Soy Técnica en Marketing por Ma. Agostina Balverde Moll

 

Hoy soy Técnica en Marketing y me puedo ver sentada en el banco en mi primer día de clases. Son las 18 hs de un día muy especial para mí, después de pasar por dos carreras sin encontrar mi rumbo finalmente me decidí por empezar Marketing. Aprobé el cursillo, trabajo por la mañana asique tengo toda la tarde libre para estudiar, todo listo para continuar e ir descifrando mi vida profesional. Mi familia no vive en Córdoba, están a 900 km y si bien ya estoy acostumbrada a tenerlos lejos, ellos son un soporte muy importante, veo el celu y ahí está el mensaje deseándome toda la suerte del mundo y me imagino que están cruzando los dedos esperando que esta sí sea mi carrera, LA carrera. Primer clase, Sociología Funcional con Stella Maris Rieb, me sorprendió su capacidad de dar una materia tan amplia en tan poco tiempo, de hacerla entretenida y buscar la forma para que nosotros entendamos todo de forma acabada. Con profesores como ella nos cruzamos en toda la carrera, profe Salas, Ellena, La Valva, Bercovich, Elaskar, Buteler, Davila, Danieli, Di Paola. Muchos hacían que no te dieran más ganas de estudiar porque parecía que la materia era muy rebuscada por pura maldad, pero cuando terminabas estudiando todo junto era un gran Eureka. Otros tenían aulas rebalsadas y ahí pensabas en tres opciones, el profe es muy exigente, no aprueba a nadie y todos están re cursando o es tan bueno que vienen todos a su clase.

Pasé por situaciones y emociones de todos los colores. Hubo un momento en que perdí el rumbo, el “porque estaba estudiando Marketing” y en esos momentos, no sé si por casualidad o por una fuerza superior o porque buscaba tanto ese nuevo “porque”, que de algún lado surgían herramientas y personas que me traían de vuelta, me cargaban las pilas y motivaban a seguir adelante. Por ejemplo en las Expotalento veía lo que se podía lograr al finalizar la carrera; un día recordé que habían dado una charla durante el cursillo las chicas del DOA, dónde dejaron el dato que podíamos acercarnos a su oficina si teníamos cualquier inconveniente, asique un día fui, toqué la puerta, me recibieron con muy buena onda y con una conversación de un par de minutos me hicieron ver mi situación desde otra perspectiva; obviamente mi familia, amigos y compañeros que estuvieron siempre dándome el apoyo que necesitaba. Sentí envidia, pero sana, de quienes se paseaban por Rondeau o estaban sentados en Bonanza llenos de harina, huevo, pintura y demás sustancias, pero por suerte más allá de hacerme volar fuera de la clase, era otra motivación para seguir y no bajar los brazos pasara lo que pasara.

Un día tocó empezar Seminario de Mercados. Una primera aproximación a lo que sería un futuro trabajo, recuerdo las horas que pasábamos en biblioteca, era nuestro segundo hogar; hasta las bibliotecarias se habían cansado de vernos. Mi primer trabajo en Marketing fue en una pasantía, un choque contra la realidad. Ahí te das cuenta que la teoría no alcanza, que hace falta salir a la calle y enfrentarte a situaciones de todo tipo. En particular ingresé como pasante en una empresa que trabaja con personas con capacidades diferentes y lo sorprendente fue que yo tuve que aprender a trabajar con ellos, no ellos conmigo. La mejor experiencia de mi vida y sobre todo porque trabaje con muy buenas personas.

No me olvido de las reuniones con mis compañeros, no sé cuántos asados comimos, cuántas veces nos juntábamos para hacer trabajos prácticos y terminábamos haciendo otra cosa o charlando de todo menos del trabajo, cuántas veces nos preguntábamos a último momento “¿Qué va para el parcial?”, cuántas veces pasamos nervios, cuántos grupos de WhatsApp armamos y desarmamos, cuántas charlas tuvimos con los papás de nuestros compañeros, que con el paso del tiempo terminaban siendo una segunda familia, cuántos archivos de tesis guardamos con títulos como “Tesis”, “Tesis Final”, “Tesis Final 1”, “Tesis Corregida Final”, “Tesis (Noviembre)”, “Tesis (Falta corregir Macroentorno)”, para diferenciarlas y que no se perdieran los avances. No sé cuántas cosas más, pero hoy soy Técnica en Marketing y puedo decir que disfruté cada momento, que fue divertido muchas veces y muchas otras fue duro, pero valió la pena.

Agostina Balverde Moll

Victor Gabriel Massola